Las lecturas feriales de Pascua

313 Les lectures dels dies feiners

En los días feriales del tiempo pascual encontramos dos libros bíblicos que son fundamentales: los Hechos de los Apóstoles por un lado y el evangelio de san Juan por otro. Estos libros nos hablan fundamentalmente de la experiencia de fe en Cristo resucitado en el seno de las primeras comunidades cristianas.

La lectura de los Hechos de los Apóstoles empieza el mismo lunes de la octava de Pascua y termina el día de Pentecostés. Por tanto, nos acompaña durante toda la cincuentena pascual. La lectura de los Hechos de los Apóstoles nos habla de experiencias de los apóstoles y de las primeras comunidades cristianas y que están en consonancia con las experiencias de la Iglesia actual: el kerygma de Pedro, las conversiones en Jerusalén, las persecuciones, la irrupción de Pablo, los viajes de misión, las dificultades con los judaizantes, las defensas en Jerusalén, el viaje a Roma… en definitiva, son experiencias actuales: evangelización, lucha por la originalidad cristiana, experiencia de las limitaciones humanas y la esperanza de los creyentes, el Concilio y el posconcilio. Pero todo vivido a la luz de Cristo, el Señor, que reúne a su pueblo.

En lo que se refiere a la lectura del evangelio, en la primera semana –octava de Pascua– vemos las apariciones de Jesús resucitado: empieza Mateo, con la aparición a las mujeres; sigue la aparición a la Magdalena, de Juan; los dos días siguientes Lucas explica las apariciones de Emaús y a los Once; el viernes, otra vez Juan con la aparición junto al lago; la semana acaba con el resumen de Marcos. Y, todavía, el segundo domingo de Pascua contemplamos la aparición al anochecer del domingo a los apóstoles, según san Juan. Con estas lecturas se quiere dejar muy claro que celebramos estos días como un solo: la Pascua de Cristo.

A partir de la segunda semana de Pascua empieza la lectura seguida de san Juan. La segunda semana se inicia con el diálogo de Jesús y Nicodemo y termina introduciendo el capítulo 6, el discurso del pan de vida, que leeremos durante toda la tercera semana. La cuarta semana el capítulo 10 nos habla del buen Pastor hasta el martes. A partir del miércoles, pasamos a la conclusión de la predicación de Jesús y a la cena de despedida. Desde el viernes de la cuarta semana hasta dos días antes de Pentecostés, habrá una lectura continua de los capítulos 14 al 17. Los dos últimos días, se concluye el evangelio de Juan así como los Hechos de los Apóstoles. Los temas de estos capítulos son básicamente la comunión eclesial, el testimonio, la función central de Cristo, la misión del Espíritu, el amor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *